El ministerio del tiempo viaja hasta 1520, la época del Lazarillo de Tormes

El ministerio del tiempo viaja hasta 1520, la época del Lazarillo de Tormes

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    30 marzo 2015     Comentario     2 minutos

El ministerio del tiempo tiene que emprender una nueva misión este lunes, 30 de marzo, a partir de las 22 horas en La 1. En el sexto capítulo de la serie “Tiempo de pícaros”, la patrulla de Amelia, Julián y Alonso debe viajar a 1520 para detener a un empresario de nuestro tiempo que se ha dado a la fuga y, además, tendrá que librar de la muerte a un personaje que, hasta entonces, creían imaginario: el Lazarillo de Tormes.

En unas excavaciones arqueológicas realizadas en 2015 en Salamanca con el fin de encontrar restos del siglo XVI, aparecen cuadros de 1520, otros hallazgos de la misma época… y un teléfono móvil. No será la única sorpresa: el móvil pertenece a un empresario que se ha dado a la fuga en 2013 tras descubrirse que su negocio era una gran estafa.

La patrulla viaja a la época de la Castilla precomunera para detenerlo y traerlo al presente. Para ello contarán con la ayuda de un joven que dice llamarse Lázaro de Tormes. Y no es una simple coincidencia de nombres: sus vivencias son las narradas en el famoso libro.

Durante la misión, el Lazarillo es apresado corriendo riesgo de muerte. El objetivo inicial ahora se complica: no solo deben detener al empresario estafador del siglo XXI que ha viajado al pasado sino también evitar la muerte de Lázaro. Un personaje que todos creían imaginario y ahora descubren que es de carne y hueso y cuya desaparición antes de escribirse el libro podría suponer que uno de los textos esenciales de nuestra literatura nunca vea la luz.

Hace unos días en el FesTVal de Murcia, el director de TVE, José Ramón Díez, confirmaba la renovación de “El ministerio del tiempo” por una segunda temporada de ocho capítulos.

Página oficial | RTVE


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.