Modern Family deja el listón muy alto

Modern Family deja el listón muy alto

Escrito por: Eneko Ruiz    10 septiembre 2009     Sin comentarios     3 minutos

Modern Family ha sido uno de los pilotos de la nueva temporada que primero ha llegado a las pantallas de nuestro ordenador y, como ya venían avisando todo los críticos durante las últimas semanas, nos hemos topado con una comedia con unos personajes divertidos, con un brillante futuro y, sobre todo, enormemente graciosa. Esta nueva producción sobre la familia del canal ABC nos presenta un concepto no demasiado novedoso que juega con los clichés pero que, gracias a su puesta en escena y los excelente guiones y diálogos, destaca por encima de un panorama televisivo donde las comedias no son demasiado destacables. Con un entorno a lo reality show, la series nos lleva a conocer a tres diferentes familias del siglo XXI (de éstas tan deseadas por la iglesia): Un matrimonio con tres hijos, un dúo homosexual que acaba de adoptar un bebé vietnamita y un abuelo casado con una latina mucho más joven.

Pese a estar ante un reparto coral, cada uno de los personajes consigue tener su momento de gloria en este primer episodio, comenzando a conocer su lado irrisorio y patético, pero adorable. Los actores son en mayor parte viejos conocidos de la pequeña pantalla como Ed O’Neill de Matrimonio con Hijos que vuelve a utilizar su cara de amargado en el proyecto que posiblemente le vuelva a traer a la fama; o Ty Burrell, un excelente secundario que destaca haciendo de padre demasiado bondadoso que incluso sabe todas las canciones de High School Musical.

Desde la pareja formada por Jesse Tyler Ferguson y Eric Stonestreet hasta Sofía Vergara o Julie Bowen, todos llenan con nota un papel y forman uno de los repartos mejor construidos de los últimos años, que compartirán escenas con invitados de lujo en la primera temporada como Shelley Long (pasa de Cheers a ser la madre de familia), Elizabeth Banks, y sobre todo Edward Norton (el único trabajo televisivo de este exigente actor era hasta el momento un episodio de Los Simpson). Todos atraídos por la calidad de un primer capítulo de muestra que deja el listón muy alto para todas las comedias, que todavía tienen que estrenarse y tendrán difícil superar a ésta.

Con la sitcom clásica en decadencia desde hace años, y ejemplos de cuestionable gracia y calidad como Dos Hombres y Medio triunfando en las pantallas, Modern Family se esfuerza por encontrar una nueva manera de rodar comedia en televisión. Para ello no solo hacen uso del aspecto de falso documental puesto de moda por Ricky Gervais en The Office (y con menos suerte utilizado en Parks & Recreations) sino que también utiliza métodos como el corto flashback que tantos descacharrantes momentos ha dado a Padre de Familia o Arrested Development. Así mismo, la estructura de la trama nos lleva a tres entornos bien diferenciados, con sus propias historias individuales, gracias a las que no llegamos a cansarnos de una en concreto, y las sub-tramas y las historias interrelaciones puedan dar mucho más juego, con un estilo a dramedias globales con varios focos como Mujeres Desesperadas o Cinco Hermanos. Dicho esto, la fórmula tiene un fallo, y es que algunas historias pueden engancharte mientras que otras te aburran. De momento, todas tienen potencial aunque habrá que esperar a ver la evolución.

Sin duda, a pesar de no haber visto demasiadas todavía, una de las ganadoras de la temporada. Esperemos que la audiencia estadounidense mayoritaria piense así y no la convierta en otra de estas comedias con un tono diferente, prematuramente cancelada.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.