23 julio 2009 Actualidad, Estrenos, Internacionales, Profesionales, Reality show, TV y sociedad

La polémica ha vuelto a saltar de la televisión a la sociedad con el estreno por parte de la cadena estadounidense NBC de su nuevo formato The Wanted, un programa en el que la policía ayudada por periodistas persiguen y dan caza a algunos de los que se supone son los terroristas más buscados en Estados Unidos. El equipo “de búsqueda y captura” está formado por Roger Carstens, excomandante de los boinas verdes; Scott Tyler, un ex integrante de los comandos de operaciones especiales de la marina norteamericana y el controvertido periodista y productor ejecutivo Adam Ciralsky.

Casualidades de la vida, la cadena ha estrenado este programa la misma semana en la que el debate por el cierre de la cárcel de Guantánamo está en su punto álgido, ya que puede que el presidente Barack Obama no logre cumplir su promesa del cierre en el tiempo previsto.

Atrás quedaron programas como Cops y otros similares en los que los reporteros acompañan a los servicios de emergencias. Al igual que hicieron con un programa similar titulado To Catch a Predator, en el que un periodista perseguía a supuestos pederastas, la moda ahora es crear alarma social y vender la idea de que cualquier supuesto terrorista en suelo americano o extranjero puede ser cazado, y para ello desplegaron en su piloto todos los medios a los que la cadena tuvo alcance; desde persecuciones por carretera hasta helicópteros. El espectáculo manda.

En este piloto la policía y el equipo del programa persiguieron por Oslo (Noruega) a Mullah Krekar, supuesto fundador de Ansar al-Islam, organización que según el gobierno de los EEUU tiene conexiones terroristas. Una vez acorralado, le propusieron entrevistarlo y éste, curiosamente, aceptó, afirmando en su entrevista que todos los estadounidenses que están en Irak deberían ser asesinados. Nada mejor para alentar el sentimiento patriótico de los americanos, y cómo no, para aumentar la alarma social. A pesar de ello, este nuevo formato no obtuvo uno de los mejores resultados de la noche, y su audiencia fue triplicada por el estreno del programa de citas Dating in the dark, de la cadena ABC.

La cuestión que ahora se plantea es si el periodismo de investigación debe entrar a juzgar y perseguir a supuestos terroristas por todo el mundo a favor del entretenimiento del espectador, si este tipo de programas son positivos o nocivos para la sociedad o si amparados por la libertad de expresión, todo contenido puede ser emitido a pesar de sus consecuencias. Y es que no hay que olvidar que su precedente, To Catch a Predator, provocó que en 2006 uno de los supuestos pederastas a los que el programa perseguía acabase suicidándose ante la presión a la que fue sometido.

Vídeo | Youtube

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *