Party Down es una serie con futuro

Escrito por: Eneko Ruiz    21 marzo 2009     3 Comentarios     2 minutos

Gracias a la magia de la tecnología, el canal estadounidense Starz ha tenido a bien colgar gratis en youtube -y con la posibilidad de verse a lo largo de todo el mundo- el primer episodio de su nueva serie de producción propia, Party Down.

Anunciada como la nueva comedia del creador de Verónica Mars, Rob Thomas, y el humorista de moda Paul Rudd, la serie cuenta las desdichas de un grupo de fracasados personajes, casi todos frustrados actores, que intentan hacerse una vida organizando fiestas y servicios de catering variados. Con el envoltorio de las risas, la historia de estos 6 organizadores bebe directamente de las trágicas situaciones de dos de las grandes obras de Ricky Gervais, The Office y Extras.

De la primera tenemos al jefe al que interpreta Ken Marino, que recuerda demasiado a David Brent, mientras que de la segunda recibe la estructura en la que vemos un lugar de trabajo cada día y los intentos de los protagonistas para salvar una nueva jornada laboral con invitados especiales en cada episodio.

Este piloto nos regala buenos momentos, así como un humor duro que tiene su mayor apoyo en los cafres que conducen la empresa, y ese excelente punto dramático que pone de relieve su notable fracaso vital -a pesar de que algunos lo lleven mejor que otros. Además, aunque iremos saltando por diferentes espacio y ambientes, el primer capítulo sirve también para enseñar otro fracaso, esta vez el de un padre “aparentemente feliz” de un barrio residencial, interpretado por el magnífico Enrico Colantoni (Papa Mars).

Thomas se toma el nuevo proyecto como una manera de volver a trabajar con interpretes que ya nos engancharon en su anterior producción, y es que todos los protagonistas -en mayor o menor medida- han aparecido en ella. Como estrellas invitadas, al igual que ha hecho Colantoni, irán colándose por las fiestas otros como Jason Dohring, Ed Begley Jr., Alona Tal e incluso Kristen Bell, que sólo nos harán recordar lo mucho que echamos de menos a aquella magnífica detective contestataria adolescente.

Con esto en la manos, el piloto cumple perfectamente con su función, nos convence y nos deja con ganas de conocer más situaciones. La mezcla de comedia y drama es satisfactoria y parece que a personajes como el de Jane Lynch o Martin Starr se les puede sacar juego en futuras entregas que vayan cambiando el nivel de protagonismo. La cadena de cable Starz ha tardado 15 años en hacer producción propia pero si sigue así – y tras Crash y De Locos– puede llegar a hacerse un hueco entre la abundante calidad de sus iguales.

Vídeo | Youtube


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.