El Príncipe se deja ver

El Príncipe se deja ver

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    5 febrero 2014     4 Comentarios     3 minutos

Tanta promoción por parte de Mediaset España debía obedecer, por lógica, a que el producto que vendían tenía un mínimo de calidad y El Príncipe la tiene. Nada tiene que ver esta ficción con otros estrenos que hemos visto y con otros que veremos, pues se intuye que tiene la intención de llevar un buen camino. El principal fallo -que sería extrapoblable a casi todas las ficciones españolas- es la duración: se hace eterna y más aún cuando estás acostumbrada a ver series estadounidenses.

Se hace interminable con el espacio previo en el que se empeñan en contarnos demasiadas cosas. La desconfianza en la inteligencia del espectador medio se hace patente y parece que no quieren perder ni a uno que no entienda de qué va la serie. ¡Mira que es fácil entenderla! Policías corruptos que trabajan en una ubicación nada agradable para vivir, pero que llama la atención a los servicios secretos porque puede ser un “nido” de grupos islamistas. Entonces, aparece un agente infiltrado que se hace pasar por policía. A esto se le añaden las tramas personales -amor, sexo, traición…- de los personajes protagonistas y listo.

Lo mejor: José Coronado. Da igual lo jóvenes y guapos que sean Álex González y Rubén Cortada, pero el ganador del Goya ha cogido el punto a dar vida a personajes pasados y mucho mejor si son policías y corruptos. Ese aire de dejadez resalta sin duda sus cualidades como actor. También hay que destacar el conjunto que forma con sus compañeros corruptos de comisaría y la gran pareja que hace con Álex González. Uno representa el “mal” y el otro, el “bien”, con matices, por supuesto, pero cuando actúan juntos en las escenas de acción, estas resultan verosímiles.

Todos decían lo mismo tanto en el avance como en el programa posterior a la serie: Rubén Cortada es muy trabajador. Nadie lo duda como tampoco que la cámara lo quiere. El problema es que cuando dice sus frases, entonces, yo escucho un extraño acento que intenta ocultar su procedencia cubana. No es algo excesivamente grave, pero podría corregirlo. Mientras que Hiba Abouk no desentona en el conjunto y representa lo que se espera de ella como personaje femenino protagonista.

Entre el elenco vemos a otros actores conocidos como Elia Galera, que da vida a la sufrida esposa de Fran (Coronado), bien, tal vez un poco sobreactuada. También aparece Thaïs Blume, una de los componentes del grupo de policías. Llama la atención que quisieran ocultar su belleza en su secuencia de presentación -tal vez para que no hiciera sombra a la protagonista, que en este sentido también tiene una dura competidora en la novia de su hermanao Faruq (Cortada), a la que da vida María Guinea.

En conclusión, una serie con una buena factura técnica, con un tema llamativo, unas actuaciones aceptables y entretenida -además como leía ayer en Twitter con unos protagonistas atractivos y de todas las edades. Por eso, ha cosechado unos buenos resultados de audiencia -como antes os hemos contado- que si permanece en la misma línea, mantendrá.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.