Toledo, una serie que sigue la norma

Toledo, una serie que sigue la norma

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    11 enero 2012     4 Comentarios     2 minutos

Toledo se estrenaba el martes en Antena 3, llamada a ser una de las grandes apuestas de ficción de la cadena en esta temporada. Tras ver el primer capítulo ni deslumbra ni produce rechazo.

Hace unos días, una concursante de Atrapa un millón se declaraba “serieadicta” y afirmaba que veía todas las series de Antena 3. Un término que no recoge el diccionario de la RAE, pero que si existiera debería tener un significado mucho más amplio y salir fuera de nuestras fronteras.

En los gustos de la mayoría de espectadores de las televisiones generalistas se enmarcan un grupo de series muy reconocibles porque independientemente de sus actores y ambientación, que en algunas es bastante buena, deben ser sencillas de seguir. Es imprescindible que la audiencia no se pierda y siga los pasos de los personajes sin problemas, a costa de sacrificar guiones más elaborados o sofisticados y el talento de los propios guionistas.

Lo anterior explica como ficciones con ambiciones como Homicidios, acababa en el late night hasta finiquitarla, o bien como Punta Escarlata se pasó un año en un cajón para emitirla en verano en un horario que no ayudaba.

El periodo histórico que refleja Toledo es atractivo por la figura de Alfonso X y por la situación en la que se encontraba la corona. La ambientación es aceptable y el nivel de sus actores es bueno, pero para atraer a los jóvenes que siguen la cadena, no les queda otra que dar más peso del necesario a la parte que tiene que ver con los actores más flojos como Maxi Iglesias.

Poco se puede decir sobre Toledo que no sea aplicable a otras series de la cadena como Hispania o Gran Hotel tanto en su trama como en su desarrollo. Solo hay que cambiar de época y de lugar, pero las historias son similares con los mismos ganchos para que el público la siga semana tras semana. En principio nada hace presagiar que no sea así, excepto que Telecinco programaba Tú sí que vales, un espacio que no pide a su audiencia ni un mínimo de concentración. En los tiempos que corren es muy golosa una televisión que ayude a olvidar y no exija nada de sus espectadores, ofreciendo un entretenimiento sedativo. A los que deseen algo más que no lo busquen en la ficción española, salvo honrosas excepciones.

Podéis seguir Telelocura en Twitter (@Telelocura)


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.