Tres semanas en Guantánamo

Escrito por: Ángel J. Blanco    24 marzo 2009     Sin comentarios     2 minutos

Era 2002 cuando los primeros detenidos en la batalla contra el terrorismo que libraba Estados Unidos aterrizaron en la base naval de Guantánamo, la única situada en un país con el que EE UU no mantiene relaciones diplomáticas.

Ese mismo año, Bush establecía que estos detenidos no tenían derecho a acogerse a la protección de la Convención de Ginebra y los empujaba en un oscuro limbo legal que ha durado hasta 2009.

El pasado enero el nuevo presidente estadounidense Barack Obama ordenaba el cierre de Guantánamo y daba doce meses de plazo para ello.

Ahora, las cámaras de National Geographic se han introducido en este encierro durante tres semanas para mostrar al mundo cómo es el día a día en una de las prisiones de alta seguridad más polémicas del mundo.

El reportaje recoge declaraciones de algunos de los presos y ex presos de la cárcel, que confiesan, por ejemplo, la pérdida de la noción del tiempo dentro de las celdas y el continuo deseo de suicidio.

También entrevista a algunos de los militares a cargo de la seguridad de la cárcel e indaga en sus códigos de conducta, habla con abogados de ambas partes y con altos funcionarios. El documental, que han bautizado Inside Guantanamo, se emitirá el domingo 5 de abril a las 21.00 horas.

Son numerosas las críticas que ha conllevado esta prisión que vulnera claramente los mínimos derechos humanos, tanto en el extranjero como en el propio país. La mayor que yo he visto en los últimos tiempos, la encontramos en una serie con numerosos seguidores en España: Héroes.

En el cuarto volumen de esta serie (los últimos episodios de la tercera temporada), las personas que demuestran tener alguna habilidad (da igual si son buenas o malas) son perseguidas y retenidas en contra de su voluntad en alguna instalación secreta sin que la opinión pública sepa siquiera qué está ocurriendo.

Las similitudes con Guantánamo son numerosas. Los ya famosos monos naranjas con los que visten a los presos, la privación de los sentidos sensoriales, con cascos que les impiden oir y capuchas que les impiden ver, las torturas… Claro, que todo esto es ficción. ¿O no?

Vía | Diario 20 minutos.
Página oficial | National Geographic.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.