True Blood, una excelente serie que ha mejorado con creces los libros

True Blood, una excelente serie que ha mejorado con creces los libros

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    9 julio 2009     9 Comentarios     3 minutos

El domingo pasado, 5 de julio, HBO hizo descansar a True Blood y no emitió el cuarto capítulo de la segunda temporada. Todo se debió al fin de semana especial y festivo que vivieron los estadounidenses con motivo de la celebración del día de su independencia, el cuatro de julio. Así que, hasta el próximo domingo 12 de julio tendremos que esperar para ver un nuevo episodio del show.

Ya ni siquiera puedo “matar” mi ansiedad leyendo los libros en los que se basa la ficción, pues acabé de leer hace tiempo los tres que se han publicado en España (Muerto hasta el Anochecer, Vivir y morir en Dallas y El Club de los muertos). Dado el éxito de la saga en Estados Unidos, ya van por el noveno, sería injusto decir que los libros se venden gracias a la serie, pero la adaptación a la pequena pantalla de la historia de Sookie, la camarera telépata, nos ha animado a muchos a leer las obras de Harris.

Como os comentamos hace tiempo, Alan Ball decidió seguir más o menos fielmente la historia del primer libro, pero ya le explicó a Charlaine Harris que en la segunda temporada tomaría elementos de sus historias, pero que no seguiría la línea de las narraciones de la escritora. Al principio me pregunté por qué se desviaba de las novelas, pues aún no había leído los libros, aunque confié en el buen criterio de Ball.

Tras conocer en profundidad los tres primeras historias, ya puedo decir que el creador de la serie ha dado en el clavo. Los libros se centran excesivamente en Sookie, contiene básicamente una única trama y los personajes secundarios aparecen esbozados muy levemente. Se desaprovecha el personaje de la abuela, aunque poco duró en la ficción; a atractivo Jason Stackhouse no se le saca ningún partido; incluso Sam sale mal parado. Tara no existe de la manera que la conocemos y el pobre Lafayette es asesinado al final del primer libro, menos mal que Ball lo resucitó. El tema de los exorcismos no es mencionado en los libros y el tráfico de V, sangre de vampiro, no tiene tanta importancia como en la serie.

En cuanto a los vampiros, Bill aparece más frío y menos “humano” que en el show, no se empatiza tanto con él, como en la pequeña pantalla y el rubio Erik tiene mucho más peso, algo que ya está mostrando Ball en la segunda temporada.

En resumen, si no tenéis tiempo para leer o ganas, os aconsejo que veais la serie directamente, no os perdereis nada. Tiene una sutileza y magnetismo que en los libros no se aprecia. El primero es entretenido, el segundo baja bastante y es que menos mantiene el interés y el tercero, mejora el segundo, pero no es gran cosa tampoco. Eso, sí son mejores que los de Crepúsculo, pero tampoco para lanzar cohetes, por fases se convierten en tediosos, repetitivos y planos. Aunque, por supuesto, la idea sea muy atractiva, de ahí la estupenda serie: True Blood.

Foto | AceShowbiz


5 comentarios

  1. Irene dice:

    Me he leído los 3 libros de TrueBlood y he visto las 2 temporadas (aunque todavía a la espera de ver el último d la 2ª). También he seguido toda la saga de Crepúsculo como fan número 1 que soy.
    Después de esto, puedo decir que los libros de Crepúsculo son inmejorables. Los libros de TrueBlood son más bien aburridos. No sacan partido a la buena idea en la que se basa: una sexy telépata se enamora de un vampiro el cual está intentando reinsertarse en la sociedad.
    Crepúsculo me llegó al corazón. Es más intenso, romántico, y te adentra en un mundo en el que cada libro es una sorpresa. Los libros enamoran, cmo también el carismático Edward Cullen, el guapísimo vampiro. Estos libros tienen magia, señores. Y me parece que el inmenso éxito que están teniendo después de la película les está creando algo así como “mala reputación” por el hecho de que todas las “niñas” estén como locas por ellos.
    También tengo que decir que la serie de TrueBlood mejora los libros, y en Crepúsculo es lo contrario (aunque la película me encanta, pero los libros aún más).

  2. Elisa Blanco dice:

    Gracias por leernos y compartir tu interesante opinión Irene.

  3. Perdida sin abrelatas dice:

    No puedo estar más en desacuerdo (con las 2). Yo también he leído toda la saga Crepúsculo, y también la de Sookie, los 10 libros que hay publicados hasta ahora. Decir que los libros de True Blood son aburridos… Bueno, o tú y yo no hemos leído los mismos libros o quizá deberíamos definir lo que consideras “divertido” entonces en literatura… Pero, como opinión personal que es, la respeto. En cuanto a los personajes, es en la serie donde se ha desaprovechado a muchos de ellos (lamentable, por ejemplo, el caso de la Reina de Louisiana), al igual que se han dejado de lado tramas muy interesantes en favor de otras a ratos francamente desconcertantes. Y seguramente no sería “sutil” la palabra que yo utilizaría para describir la ficción de Alan Ball si tuviese que elegir una… Dicho sea todo esto por alguien que es también fan de la serie, y está esperando mordiéndose las uñas a que salga el próximo capítulo después del parón del 4 de julio en EE.UU., pero que la acepta como un juego distinto, basado, a veces solo lejanamente, en una serie literaria.
    Y por eso, tanto en un caso como en otro, no me parece que una película o una serie puedan mejorar o empeorar la historia original en la que se basaron. Simplemente son una interpretación diferente sobre el mismo tema, lo cual es obvio puesto que proceden de un creador distinto.

  4. Elisa Blanco dice:

    Gracias por tu opinión, es otra manera de ver lo mismo. Yo tb pienso que la reina de Louisiana está desaprovechada. A pesar de que el post está escrito al comienzo de la segunda temporada, me sigue gustando más la serie que los libros y sí, desde que escribí esto hasta que acabó la pasada entrega, hubo un desfase total con MaryAnne.

  5. Brownie dice:

    No estoy nada de acuerdo. La serie está dejando atrás y desperdiciando muchas tramas y personajes que sí se les da la importancia que merecen en los libros, por no decír las inventadas que se está pegando el “Sr. Ball” con personajes como el de Sam o Bill Comptom que resulta que es un santo…en fin, y que puedo decir de Eric!!! no le está dando el peso que sí tiene en los libros ni por asomo. Resulta un poco absurdo centrar capítulos en la temática gay y cansino, todo hay que decirlo. Los tiempos de “oh k transgresor soy por sacar dos gays besándose” han pasado…espero k Alan Ball se centre en la verdadera historia, la de los libros, y se deje de paranoias. Me gusta la serie pero como no encarrile la historia, los que hemos leido los libros y nos han entusiasmado, nos llevaremos un gran chasco, porque se podía haber hecho una gran adaptación.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.