True Blood: minicrónica del capítulo 2×05

True Blood: minicrónica del capítulo 2×05

Escrito por: Julián Echolls    21 julio 2009     Comentario     2 minutos

“Never let me go” (Nunca me abandones), ha sido el último capítulo hasta la fecha de True Blood, transmitido el 19 de Julio para los que la sigan al curso actual, es decir, a ritmo de la televisión yanqui. Nuestros habitantes de Lousiana siguen con su particular microuniverso en el que cada vez la convivencia entre vampiros y humanos parece estar más candente. Es lógico si trasladamos esto al plano de la famosa Dallas, donde los más terribles vampiros habitan. Allí se encuentran ahora mismo Sookie y su amado Bill, además del sheriff de los vampiros: Eric, y otros dos nuevos personajes que, por lo que parece, no se andan con juegos tontos.

Por una parte podemos decir que el capítulo sigue siendo igual de delicioso que las anteriores raciones de V, a la cuales ya somos adictos. No deja de ser curioso el hecho de que nosotros mismos nos hagamos adictos, cual lacayos del vampiro, a la sangre que nos aporta Alan Ball con su historia cada vez más alejada de las aventuras en los libros.

Jason sigue convirtiéndose en la estrella de los guerreros de la luz, demostrando su eterna bondad y su inconsciencia absoluta. La rubia, como ya predije yo hace mucho tiempo, está consiguiendo sus más sexuales y viles propósitos

Nuestros personajes de Lousiana están haciendo grandes descubrimientos. Por una parte Sam ha encontrado a una repentina y misteriosa alma gemela: Daphne, la chica que se baña sin ningún tipo de pudor en el río y la cual parece haber sido atacada también por un demonio-toro, temible personaje que ya se nos presentó en el capítulo tres de esta misma temporada. Tanto Daphne como Sam son “cambiaformas”, y de momento parece surgir en esta identificación una relación apasionada y ansiada.

El pequeño y polémico condado de Texas, atestado de vampiros, parece sufrir un proceso similar. Nuestra Sookie se ha topado de bruces con otro telépata, con el que intenta labrar una relación. Cuando lo lleva más allá: el telépata ha dimitido. Comenzamos a ver el peligro que puede rodearles a nuestros personajes en torno a toda esta disparatada historia. El final no nos deja precisamente callados… El amor y la muerte parecen estar uniéndose… ¿No se trata esto al fin y al cabo de una historia de vampiros?

Finalmente hemos conocido el origen de Godric, el famoso vampiro de 2000 años de edad. Es el creador (maker) de Eric, por lo que vemos cómo de importante es esto para el vampiro que acompaña ahora mismo a Sookie y Bill. Me parece que nos queda aquí mucha historia por delante… Y el sonido de la guerra sigue sin cesar.

Foto | Nymag


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.