Un anciano cobra por invalidez y baila breakdance en Britain´s Got Talent

Escrito por: Elisa Blanco   @elisiya    29 mayo 2009     Sin comentarios     2 minutos

Britain´s got talent es un espacio que depara novedades en cada una de sus eliminatorias. En esta edición, ha descubierto al mundo la voz de Susan Boyle. Pero, esto no es todo, ahora enseña las piruetas de Fred Bowers, un jardinero jubilado, de 73 años que baila breakdance con una energía desbordante y derrocha una energía tremenda.

Bowers se había ganado el corazón de la audiencia hasta el punto de que sus votos le catapultaron a la semifinal del certamen. Un torrente de popularidad que se quebró abruptamente esta semana, cuando el diario The Sun descubrió que el jardinero tenía un secreto: sus brincos no le impidían cobrar un subsidio por invalidez del Estado.

La notica ha sorprendido al país, pero no a sus convecinos, que se vieron venir el desastre desde que lo vieron aparecer en pantalla la primera vez. “Es algo que aquí sabe todo el mundo”, decía en la prensa el martes uno de sus vecinos, “Fred cobra por su discapacidad. Es algo que nunca ha mantenido en secreto. Lo que no entiendo es cómo esperaba salir indemne mostrando esos movimientos de baile delante de millones de espectadores”.

Es algo que no entienden ni él ni nadie, pero que no le ha creado problemas de conciencia al interesado. Bowers cobra unos 1.200 euros al mes de las arcas públicas. De ellos, alrededor de 350 los cobra en concepto de discapacidad por unos problemas de movilidad en la pierna izquierda. Algo que también le hace poseedor de un Ford Focus, del que no es propietario pero que utiliza por su condición.

Se inició en el baile hace ocho años, poco después de la muerte de su novia. “Fue un día que estaba muy enfadado”, recuerda, “me tiré en el suelo con rabia, empecé a girar sobre mi espalda y descubrí que podía hacer breakdance. Ahora quiero bailar delante de la reina. Me gustaría enseñarle lo que un hombre de 73 años es capaz de hacer“.

Tras la pillada, ha intentado excusarse: “cuando pedí el subsidio, apenas podía andar», asegura, “este asunto ha arruinado todas mis posibilidades de ganar el programa y ya sé quién le pasó el chivatazo al periódico. Lo ha hecho por pura envidia”. “Mi pierna izquierda sigue sin funcionar“, asegura Bowers, “por eso no corro por el escenario y la mayoría del trabajo lo hago con el cuello, la cabeza y la espalda. Y no veo cuál es el problema porque es mi pierna lo que está mal. No mi espalda, mi cuello o mi cabeza”. Bowers asegura que está abierto a cualquier consulta de los inspectores del trabajo y que devolverá el dinero si alguien demuestra que ha actuado mal.

Vía | El Mundo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.